Todos sabemos que hay diferencias esenciales entre los perros y los gatos, aunque ambos sean dos de los animales de compañía más populares en todo el mundo. Los perros son mucho más dependientes de sus dueños mientras que los gatos van a su bola. Ambos son populares en Internet, también, aunque unos más que otros. Si habéis sido fans de la famosa Grumpy Cat, quizás os guste tener en casa las zapatillas Grumpy Cat.

Zapatillas Grumpy Cat

El hecho de que los gatos sean más independientes que los perros extiende la generalizada opinión de que los gatos son ariscos e interesados, pero nada más lejos de la verdad. Aquellos que sean amantes de los gatos saben que no es así, y que los mininos también son cariñosos y dan mucha compañía, siendo unos excelentes compañeros. Incluso Grumpy Cat lo es, aunque tenga esa cara de continua disconformidad con el mundo. Grumpy Cat, así apodada después de hacer su primera aparición en Internet, es una gata estadounidense llamada en realidad Tardar Sauce (Salsa Tártara en español). Y… con ese nombre, no es de extrañar que la pobre tenga ese gesto de enfado perpetuo. Si te gustan los gatos y eres aficionado a ver vídeos de gatos en Internet, ya sea por lo adorables que son o por lo divertidos que pueden llegar a ser, y si has admirado la entereza con la que Grumpy Cat se enfrenta a la vida, seguramente te encantará poder tener tus pies calentitos con las zapatillas Grumpy Cat.

Estas zapatillas están fabricadas en poliéster, tienen licencia oficial y sólo están disponibles en dos tallas: 34-37 y 38-41. Lo único que tienes que saber antes de comprártelas es que no puedes lavarlas, así que cuando estén sucias pásales un paño húmedo por encima. ¿Requisitos? Aparte de que te gusten los gatos y en especial Grumpy Cat, ninguno más.

Share