A las chicas les suele gustar que sus novios tengan detalles bonitos con ellas. O mejor dicho, en general a las chicas les gusta que tengan detalles con ellas (no tienen que ser especialmente preciosos y tampoco tiene que provenir de un novio oficial). La mayoría de los interesados en hacer ese tipo de regalos suele optar por lo clásico: flores y bombones. Pero… ¿qué tal todo en uno? Ahora es posible con la docena de rosas de chocolate.

Una docena de rosas de chocolate

Una docena de rosas de chocolate

Para qué nos vamos a engañar: entre flores y bombones todas preferimos bombones, aunque pongamos el santo en el cielo y juremos que no vamos a probar ni uno (por eso de mantener la figura, no romper la dieta y tal). ¡Todo mentira! Los guardamos en nuestra habitación para que nadie más ose acercarse a ellos y de vez en cuando hacemos alguna que otra incursión clandestina, mermando la caja hasta dejarla vacía. Las chicas frikis no somos ninguna excepción a la regla del género femenino y somos golosas como nadie. Una flor queda bonita un par de días en un florero hasta que se marchita y se deshoja sin dejar ni rastro de olor, pero un bombón nos hace eterna compañía en nuestras cartucheras recordándonos el espléndido sabor prohibido que nos hizo caer en la tentación. Con la docena de rosas de chocolate tenemos el bonito detalle de las flores (pero no las pongas en agua, por Tutatis) y el riquísimo chocolate, para ir acabando lentamente y una por una con todas ellas.

Es de bien nacidos ser agradecidos, así que no dejes ni una sola rosa. Y si luego te sobreviene el cargo de conciencia pero sigues queriendo más dulce… te recomendamos que le eches un vistazo al kit para hacer chocolate, libre de azúcares refinados y exceso de grasa. ¡Experimenta, disfruta y saborea tus creaciones!

Otros regalos que pueden interesarte...

Share