Me juego el pellejo a que alguna vez en vuestras vidas habéis visto el famoso truco de magia en el que el artista mete a una persona (entendemos como ayudante) en una caja cerrada. Sólo se le ven las manos, la cabeza y los pies. Cuando está todo preparado, empieza a meterle espadas y cuchillos a mala leche, a ver si consigue hacer daño suficiente como para cortarle completamente el cuerpo en 3 partes. Si te paras a pensarlo, está dividiendo a una persona en 3 trozos, es muy sádico. Lo curioso es que no hay sangre y la persona sale ilesa, ¿Cómo te explicas eso, majete? Experimenta y prueba en tu casa cómo funciona gracias al afilador de cuchillos Shart Act.

Afilador de cuchillos Sharpt Act

Afilador de cuchillos Sharpt Act

No es lo suficientemente grande como para introducir a tu archienemigo o supervillano dentro y prometerle seguridad… si recapacitamos un poco, no creo que, por ejemplo, Batman utilizara este truco para meter a Ra’s al Ghul dentro de la caja, engañarlo y matarlo “in situ”. Creo que este malo es lo suficientemente listo como para velar por su integridad física y tendría a Bruce Wayne muy vigilado.

Evidentemente no será un arma cuyo poder destructivo descuartiza cuerpos pero sí que afilará tus cuchillostan bien que podrás cortar un pañuelo en el aire (un corte perfecto y limpio). Si tus compañeros, padres o novi@ consideran que una katana es muy peligrosa en tus manos y tienes, lo que yo denomino complejo de Kenshin, al menos que te dejen afilar tus cuchillos con este gadget original y te dejen pelar manzanas en el aire… es un trato justo si tú recoges lo que ensucias.

Este afilador mágico tiene unas medidas de 20 x 6,25 x 5,5 centímetros, así que no lo uses para afilar una katana, si es que tienes alguna en casa. Mientras convences a tus compañeros de que te dejen tenerla, desahógate con el mini paraguas katana, pequeño y fácil de esconder.

Share