Todos los frikis seguidores de Breaking Bad seguro que sienten una gran admiración por su indiscutible protagonista, Walter White… también conocido, en el mundo de la mafia de la droga, como Heisenberg. Si es así puede que ya tengas algún tipo de merchandising sobre esta serie o que te hayas disfrazado de Walter White para Halloween (true story), y si es así estoy convencida de que también querrás tener las sales de baño Heisenberg.

Sales de baño Heisenberg

La historia de Walter empieza siendo triste, ya que Walter es un profesor de química que se ve “obligado” a trabajar en el negocio de la droga después de saber que tiene cáncer, para dejarle un dinero a su familia cuando él muera. Quizás es precisamente la perspectiva de saber que no le queda demasiado tiempo por delante lo que va, poco a poco, minando tanto sus escrúpulos como su moral. Pero el caso es que, por unas razones o por otras, Walter White se va convirtiendo cada vez más en Heisenberg, el fabricante de un tipo de metanfetaminas especialmente puras que acaban ganándose el mercado. Y aunque la serie Breaking Bad mola mucho, nos gustaría que no siguierais el ejemplo de Walter, ya que las drogas son malas para la salud y tremendamente adictivas. Sin embargo, si lo que verdaderamente os apetece es desconectar del estrés y la monotonía del día a día una vez que lleguéis a casa del trabajo o hayáis cumplido finalmente vuestras horas de estudio, podéis hacerlo llenando la bañera de agua calentita y sumergiéndoos en vuestro particular ratito de descanso y relax. Y si queréis darle un toque original, podéis añadir este polvito azul intenso que son las sales de baño Heisenberg.

Siempre es agradable añadir sales de baño al agua para disfrutar de un baño relajante. Aunque si tu afición por Breaking Bad y Heisenberg no pasa por las sales de baño y eres más de llevarte tu estilo friki a la ropa que llevas puesta, te sugiero que le eches un vistazo a la camiseta “Say my name”.

Share