Es muy bonito lo de tener un jardín y cultivar tus propias plantas, pero la verdad es que no todo el mundo sirve para ello. Hay personas que tienen un don con las plantas y consiguen que crezcan sanas y fuertes, que den buenos frutos y que sigan vivas mucho tiempo, pero hay otras que, por mucho que se esfuercen, no lo logran. Si eres de estos últimos pero no quieres renunciar a cultivar tus especímenes, lo tendrás ahora mucho más fáciles gracias a Peropon, las macetas kawaiis con autorriego.

Peropon, macetas kawaiis con autorriego

Si eso de regar las plantas es algo que o bien se te suele olvidar o bien se te da regular (porque no calculas bien la cantidad de agua que necesita cada planta), el autorriego es una buena solución para no fallar en esa parte del proceso de cuidar de una planta. Los Peropones son unas pequeñas macetitas que además de incorporar un sistema de autorriego, también tienen una gran ventaja indiscutible: son súper kawaiis. Para el que no sea muy otaku y no conozca el término, “kawaii” significa lindo en japonés, y es que estos maceteros tan adorables provienen de Japón. Están fabricados en cerámica vidriada y tienen forma de animales, habiendo 4 variedades distintas: un panda, un perrito, un gatito y una rana. Lo único que tienes que hacer para empezar a cultivar tus plantas con buen pie es colocar la pastilla de turba prensada en su interior, expandirla con agua y esparcir las semillas de tu elección. Una vez hecho eso, tienes que ponerles delante el plato blanco de cerámica con agua delante e introducir la lengua de cada animalito, hecha de fieltro, dentro del agua. Conforme tu planta vaya necesitando agua, la irá absorbiendo por sí misma.

Y si además de interesarte por las plantas eres también un cocinitas y quieres combinar estos dos hobbys, ahora puedes cultivar tus propias plantas y usarlas para aderezar tus comidas. ¿Te parece bien comenzar con la albahaca dulce, del Jardín Individual para sibaritas?

Share