Hay juegos a los que todos hemos jugado cuando éramos pequeños, y quizás uno de los más clásicos es el parchís. Yo solía jugarlo con mi hermano y mi abuela en casa de esta última, pero es un juego por el que perdí gran parte del interés cuando me hice mayor. Al fin y al cabo, era siempre igual. Pero si sigues siendo fan del parchís o quieres jugar de otra manera, prueba con el parchís de chupitos.

Parchís de chupitos

Hay muchos juegos de índole alcohólica que se han inventado para conseguir que todo el mundo beba un poco para ponerse a tono en una fiesta, o para antes de una fiesta. El objetivo no es emborracharse hasta el punto de no ver tres en un burro, sino entretenerse con los colegas y beber unos cuantos chupitos de tu licor favorito para pillar ese puntillo divertido en el que todo son risas y hasta los chistes más malos te hacen gracia. Pues si eres de los que aun siguen disfrutando jugando al parchís, eres un friki de todos los juegos de mesa sin discriminación o si te ha dado el avenate nostálgico, ahora puedes convertir el parchís de toda la vida en un juego de chupitos para pasártelo bien con tus amigos. En lugar de las fichas tradicionales, este parchís trae 16 vasos de chupitos diferenciados por los cuatro colores que distinguen los diferentes equipos (rojo, amarillo, verde y azul) marcados con un peón de ajedrez de uno de esos colores. El tablero está hecho de cristal y mide 30 cm x 30 cm, tiene unos soportes de goma para que se mantenga firme y seguro sobre la mesa.

Aunque si lo que te preocupa no es que todo el mundo beba sino dar una decoración adecuada y original a tu fiesta, algo indispensable que no te puede faltar son los globos luminosos. Gustarán tanto a pequeños como grandes y dará un aire festivo inconfundible a cualquier habitación.

Share