Aplastantes lecturas nocturnas, horribles libros de instituto de lectura obligatoria, libros tochísimos con una gran cantidad de tecnicismos que ni el propio autor sabe qué está diciendo… Cuando tienes que leer cosas de este tipo y no te queda más remedio, terminas cansado mentalmente, aburrido o simplemente acabas por no atender la lectura. Qué podríamos hacer para esos momentos tan tensos de lectura desagradable… Personalmente, busco desahogarme con algo rápido y eficaz, y procuro evitar que se ponga en peligro la integridad física de los libros, porque la mayoría no son míos, sino de las bibliotecas publicas, y he dado con el marcapáginas con forma de hombre aplastado.

Marcapáginas con forma de hombre aplastado

Marcapáginas con forma de hombre aplastado

Ésta es tu solución, está claro. Ahora, cuando termines tus desagradables lecturas o tus horas de estudio ante libros técnicos que no comprende absolutamente nadie, podrás optar por desahogarte con el marcapáginas del hombre aplastado! Písalo con las incontables páginas de sufrimiento que te han hecho llegar a este extremo, acaba con él sin piedad y haz que sufra todo tu rencor hasta que consigas el relax que buscabas.

Este original marcapáginas también lo puedes usar para lecturas agradables, además el hombre al que aplastes te lo agradecerá eternamente porque si siempre que lo pones en uso es para maltratarlo, pobrecillo. El brazo sobresaliente te permitirá continuar con más facilidad por la página que lo has dejado en tu anterior sesión sin riesgo de que se deslice o se caiga puesto que está hecho de silicona para evitar desprendimientos.

Además, como buen regalo friki puedes leer en los parques públicos y presumir de marcapáginas con un diseño único donde los haya. También puedes leer en casa y usarlo como tu curioso marcador y presumir de originalidad. Podrás llevarlo a juego con el soporte para libros Gimble y ser auténtico.

Share