Venga va, lanzamos pregunta fácil, ¿quién se considera un auténtico friki de las pizzas? Creo que todavía no conozco a nadie que responda a esa pregunta con un “no”, y es que las pizzas están tan ricas, lleven lo que lleven (y sí, la pizza con piña está rica), tanto si son dulces o saladas, siempre apetecen en cualquier momento, tanto para ver un partido de fútbol, como para acompañar una noche de viernes con una peli o pedirla a domicilio en esos días en los que no tienes nada en la nevera.

¿Y qué me decís de las pizzas caseras? Con solo un poquito de harina, levadura, aceite, sal y agua, podremos preparar la base de pizza más deliciosa del mundo, y además le podremos poner los ingredientes que más nos gusten, ¿hay algo mejor que una pizza totalmente a tu gusto? Pues sí, hay algo mejor, hacerla en este fantástico horno para pizzas que da resultados profesionales sin precalentamiento, con calor superior e inferior para que tu pizza salga crujiente y perfecta, este horno es la mejor forma para preparar pizzas fáciles y rápidas.

Horno para pizzas con forma de caja

Tiene además un diseño increíblemente chulo, simulando a una caja de pizza, de tamaño compacto y con 1200 W de potencia calorífica que funcionan a pleno rendimiento en cuestión de segundos, ¿te apetece una pizza? Enchúfala y métela al instante, no hay nada más rápido y sencillo, apta para todos los vagos. Además, tardarán en hacerse entre 8 y 10 minutos las pizzas caseras y entre 10 y 12 minutos las pizzas congeladas. La bandeja del horno tiene un revestimiento antiadherente que evitará que se queme y retirar la pizza fácilmente. Si todavía no sabéis preparar masa de pizza casera, os dejamos la receta aquí.

Con este cortapizzas en forma de bicicleta le darás el último toque, cortándola en 8 perfectos cuadrados sin necesidad de usar las típicas tijeras de cocina.

Share