En cuanto vi este artículo, me enamoré de él. Me recordó tiernamente a mi infancia, a aquellos días en los que era fiel y devota creyente de las hadas. Era de esas que cada vez que alguien decía “no creo en las hadas” o “las hadas no existen”, acababa con las palmas de las manos rojas de tanto dar palmadas (véase la película Hook). Obviamente la madurez trajo consigo la realidad y el escepticismo y las hadas me abandonaron. Ahora me doy cuenta de que no habían desaparecido, sino tan sólo cambiado de casa. Los tarros Dream Lights son su nuevo hogar.

Luces Dream Lights

Luces Dream Lights

Este tarro es un gran invento, friki y muy original. Funciona con una pequeña placa solar incorporada en la parte superior que carga la batería durante el día para que por la noche pueda brillar en la oscuridad (aunque también funciona con una pila AAA que ya viene incluida). La iluminación que aporta es suave, tenue e intermitente, ideal para crear atmósferas tranquilas y relajantes. Es idóneo para las habitaciones de los niños pequeños que todavía temen quedarse a oscuras cuando se van a la cama o simplemente para disfrutar de un ambiente calmado sin tener que gastar nada en luz. Un regalo estupendo que encantará a los mayores y que hará que la imaginación de los más pequeños vuele hacia lugares seguros, lejos del alcance de posibles monstruos y amenazas oníricas.

Déjate llevar por la serenidad y el sentimiento de ensoñación que invocan estas luces mágicas, tan sencillas de usar, económicas y al mismo tiempo, son respetuosas con el medio ambiente gracias a su batería solar. Destierra los malos pensamientos, los fantasmas y los miedos.

Share