El hábito de leer es muy saludable. Nos aporta cultura y conocimiento de nuestro propio idioma, para que podamos expresarnos mejor y con mayor soltura, evitando faltas de ortografía y errores gramaticales. A pesar de eso, un problema muy común es que muy poca gente lee con asiduidad. Y otro problema, abundante entre aquellos que sí practican este sano y entretenido ejercicio, es olvidarse, de una vez para otra, de la página que estábamos leyendo. Hay muchas formas de evitarlo, y nosotros te sugerimos otra más: el dragón marcapáginas.

Dragón marcapáginas

Dragón marcapáginas

Los adictos a la lectura suelen tener bastantes marcapáginas en casa. Normalmente suelen regalarlos en muchos sitios, a modo de publicidad. Los niños pequeños los hacen en los colegios para regalarlos a papá y mamá en un día especial, o convertimos en marcapáginas cualquier chisme que tengamos a mano. Como me pasa a mí. Un trozo de papel doblado, o incluso de papel higiénico, una moneda, un clip, una hoja…todo viene bien. También se puede doblar la esquinita superior de la página y santas pascuas, aunque eso estropea un poco los libros. Los marcapáginas abundan, pero pocos o casi ninguno de ellos son auténticamente nuestros o nos gustan realmente. El marcapáginas dragón es el regalo friki perfecto que ocupará ese lugar en tu corazón. Es original e ideal para aquellos fanáticos del género fantástico que adoran los dragones en todas sus variedades (yo, por ejemplo) y dará un toque distinto al libro elegido para contenerlo. Está fabricado por el diseñador japonés Mail Ono y está hecho de ante rojo, con una larga cola que te servirá para no perder el número de la página que estabas leyendo. Dale un descanso a tu marcapáginas del hombre aplastado, que tiene que estar ya plano de más, y pásate a esta roja criatura mítica.

Pon un dragón en tu vida friki con el dragón marcapáginas y no vuelvas a perder el hilo de tus historias favoritas debido a tu mala memoria.

Share