Todos los que nos consideramos frikis de Harry Potter sabemos que Albus Dumbledore fue un mago excepcional, en muchos sentidos. Nada más empezar la saga literaria se nos presenta como el director del colegio de magia y hechicería, Hogwarts, y es a través de la historia de Harry como acabamos conociéndolo más en profundidad. Durante su primera aparición en el primer libro hace uso de un objeto de su propia invención y que ahora puedes tener en casa tú también: el desiluminador.

Desiluminador Harry Potter

Como he dicho, el desiluminador es un objeto único en el mundo mágico, inventado por el propio Albus Dumbledore. Su función, a simple vista, es la de extraer la luz de cualquier fuente de iluminación, contenerla y después devolverla a su lugar. Dumbledore lo usa en “La piedra filosofal” frente a la casa de los Dursley en Privet Drive, cuando él y la profesora McGonagall esperan a que Hagrid llegue con el pequeño Harry en sus brazos, después de que Voldemort hubiera “desaparecido” tras intentar matarlo. Sin embargo, aparece más tarde en el último libro, “Las reliquias de la Muerte”, cuando Dumbledore se lo deja en herencia a Ron Weasley después de su muerte. Es gracias a este pequeño y curioso objeto que Ron consigue encontrar el camino de vuelta hacia Harry y Hermione después de haberlos abandonado, lo que da que pensar: ¿es capaz el desiluminador de captar el amor como la luz del alma? Quién sabe.

Este desiluminador es una réplica fiel del que aparece en las películas de Harry Potter y mide 10 centímetros. Tiene iluminación propia y aunque no te sirva para apagar y encender las luces de tu alrededor y para encontrar el camino hacia tus seres queridos, es una genial pieza de merchandising para cualquier coleccionista de Harry Potter.

Share