Cuando yo era pequeña y estaba en el colegio, durante el día de San Valentín se orquestaba un modesto evento en el que se podía regalar rosas, tanto de forma directa como de forma anónima, aquellas personas que quisieran sorprender a su persona especial con un detalle romántico. Un compañero de clase se ofreció a regalarme una y yo le dije que si quería regalarme algo, que me comprara una caña de chocolate durante el recreo. Ahora tú también puedes regalar algo romántico y comestible al mismo tiempo con el corazón de chuches grande.

Corazón de chuches grande

Las cosas más típicas que se suelen regalar por el Día de San Valentín son rosas, del color que guste cada uno, bombones, perfumes, cenas románticas, un fin de semana en un balneario perdido entre las montañas… Algunas cosas puede que se salgan de vuestro presupuesto, pero si este es limitado y queréis tener un bonito detalle con vuestra pareja, el corazón de chuches grande es una genial opción. Este regalo tendrá aun más éxito si además vuestro chico o chica especial es aficionada a los dulces y peca, de vez en cuando y de forma saludable, de goloso o golosa, puedes sorprenderla con este aglomerado de chuches que, aparte de ser delicioso, tiene forma de corazón.

Aunque si vuestra pareja no es especialmente romántica y su frikismo tira más hacia lo oriental, podéis aun así sorprenderlo con una sesión de chucherías gracias al sushi variado de chuches. Total… da igual cuales sean tus gustos, mientras disfrutes comiendo dulces y aprovechando la ocasión que nos brinda a todos San Valentín, el día de los enamorados. Sin embargo recordad, que cualquier otro día es igual de perfecto para tener un detalle con las personas amadas, aunque no sea el 14 de febrero.

Share