Hay dias en los que hay que echar horas extras, la jornada laboral se alarga en tu oficina para intentar cubrir algún plazo, o quizá tienes que pasar más tiempo (del que quisieras) en las aulas y biblioteca, ya sea por trabajo o por el trabajo que te cuesta aprobar. Para cualquiera de estos casos en Regalos Frikis ofrecemos estos capuchones-cubiertos, porque conviene llevarse la comida con tus papeles, no puedes comer siempre en restaurante ni vivir de bocatas, y porque si hay algo que jo*** es cuando te llevas la comida y dejas a los cubiertos riendose de ti en tu casa.

Capuchones de boligrafos con forma de cubiertos

Capuchones de boligrafos con forma de cubiertos

Esta gran obra de la ingeniería probablemente pertrechada por científicos de la Nasa (¡Viva el sarcasmo!), nos puede salvar en más de una ocasión la mucosa estomacal de digerirse a sí misma, y es que cuando el hambre ataca es difícil ignorarla. Los capuchones-cubiertos no son mas que capuchones para bolígrafos del tipo distribuido por la más que conocida marca Bic con la peculiaridad de que tienen forma de cubiertos, concretando, de tenedor y de cuchara,  y ahora forma de cuchillo.

Pese a que empecé diciendo que los originales capuchones de bolígrafo estaban hechos para llevártelos al trabajo y para quedarte estudiando en la sala de estudio, soy consciente de que los frikis preferirán darle otras utilidades. Imaginaos lo útiles que podrían ser durante esas largas sesiones de rol que acaban por abarcar alguna hora de la comida, convertís vuestras armas de rolero brevemente en eso que sirve para “¡taca, y a comer!” patatas fritas con esta sabrosa baconesa por ejemplo.

¿No tenías esa manía de morder los bolis que tanto disgustaban a algunos? Pues ahora, con los capuchones con forma de cubiertos, estás en todo tu derecho de hacerlo, tienes la excusa perfecta para morder el capuchon de tu boli: tienes hambre y está lleno de comida en ese extremo, ¡je je je!

Vía | MuyEspatarrante

Share